domingo, 22 de agosto de 2010

Ars Nova

Es el período de la actividad musical aproximadamente entre 1310 y 1375.
Comprende aproximadamente el lapso que va entre el 1320 y el 1380, finales de la Edad Media. Transcurre en Francia con centro en París. Las innovaciones que se llevaron a cabo fueron en el motete, la canción polifónica o cantilena y el sistema de notación. El organum y el conductus desaparecieron predominando la música profana.
Surgen así nuevas formas y complejidades. Algunos modelos rítmicos, con doce o más notas repetidas varias veces en una o más voces de la obra, dan lugar a un nuevo principio llamado isorritmia («el mismo ritmo»). Con él se desarrollan complejas tramas polifónicas: sobre una voz organizada isorrítmicamente, el llamado cantus firmus («melodía fija») se superponían y entrelazaban otras melodías, llegando incluso a cantarse varios textos a un tiempo.

La notación: Los teóricos del s. XIV Philippe de Vitry, Jacobo Lieja y Johannes de Muris, perfeccionan un sistema de escritura que consiste en dar a cada nota un valor fijo en relación con las demás, de manera que al superponerse las voces podamos fijar con precisión la duración de cada nota y hacer coincidir las notas con las demás voces. Esto es lo que se llama notación mensural, o sea, con indicación estricta de la duración de las notas según el dibujo de la figura. Este sistema pervive hasta nuestros días con muy escasas modificaciones; sus principales figuras en el S. XIV eran:

* Máxima semibreve
* Longa mínima
* Breve semimínima
* Las formas musicales.

El motete es el género principal y se refiere al amor, la política, cuestiones sociales; se convierte en una forma artística pública.
En la cantilena hay una voz cantada y de una a tres voces instrumentales acompañantes. Aparecen las formas de estribillo
1) ballata: tiene una introducción y tres estrofas con estribillo,
2) rondeau: canción de tipo monódico, con estribillo coral, con dos partes A y B que se repiten según la sucesión de versos
3) Virelai: Era en un principio, un poema medieval breve al que se le ponía música de carácter bastnte popular. Por tanto no era muy diferente al rondeau al que se parecía tanto por la forma como por el tiempo. En su forma más sencilla, se trata de una sola estrofa llamada Bergerette.
Los compositores que se destacaron de esta época son Philippe de Vitry y Guillaume de Machaut.

La preocupación principal de los músicos del Ars Nova era la medida y el ritmo de sus composiciones; la atrevida combinación de esos aspectos dio lugar a obras de gran complicación.
Francia sigue siendo durante el s. XIV, igual que en la anterior época el foco de mayor interés musical; Desde allí su influencia se irradia a Inglaterra, España y Alemania, en Italia, por el contrario, practica una música menos contrapuntística en la que predomina más el carácter melódico en un género propio: el madrigal menos alejado de las formas populares y en él destacó el organista Francesco Landino (1325-1397).

Otros compositores italianos que encontramos pueden ser: Jacopo de Bologna, Piero di Firenze, Vincenzo de Rimini, Giovanni de Cascia.
Los géneros que utilizaron fueron el madrigal, la caccia y la ballata

Madrigal: El madrigal italiano empieza siendo un tipo de motete en que se concede especial atención a la melodía de la voz superior. Trata acerca de idilios de pastores y pastorelas, del amor, tiene dos estrofas y un ritornello, las estrofas tienen la misma melodía y el ritornello otra. Es el Siglo XV quien marcará la consolidación de este género de composición musical.


La caccia: trata sobre la cacería y está plagada de interjecciones, tiene dos voces superiores vivaces que se mueven canónicamente al unísono que exponen el texto y una voz inferior calmada y libre, y es bipartita.
De 1350 a 1390 encontramos a Bartolino de Padua, Laurentis de Florencia y Francisco Landini que desarrollaron la ballata.

Sólo al final del periodo medieval hubo una mayor atención a la música profana, desarrollándose las llamadas «chansons» («canciones»), composiciones a dos o tres voces que seguían las pautas de los avances melódicos logrados.
En la iglesia se admitía solamente el órgano, pero las nuevas composiciones religiosas polifónicas facilitarían la introducción de otros instrumentos para acompañar o sustituir a las voces: violas, flautas, chirimías, etc. Trovadores y juglares tañían laúdes, arpas, salterios, gaitas y desde luego, variedad de panderos, sonajas, tamboriles, etc. Para las celebraciones públicas y las fiestas al aire libre se va perfilando un conjunto característico llamado de "música alta" por la potencia y brillantez de su sonido, compuesto de trompetas, chirimías y bombardas.
Conviene finalmente, destacar la influencia de los musulmanes, sobre todo en su aportacion en cuanto a instrumentos se refiere.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada